viernes, 12 de marzo de 2010

Blogroll comentado VIII: Los papeles del silencio

El blog tiene el inmenso e inmerecido honor de presentar el próximo blogroll en la pluma de la amiga Mary.


Ella conoce muchísimo más que uno a la autora y al blog presentado: Los papeles de Ruth.


Yo me limito a un comentario.


Tienen los papeles de Ruth, al igual que el Jardín, una magia especial. Es algo parecido a lo que se percibe ante uno de esos paisajes naturales que impactan: se mezcla una suerte de intriga ante la inmensidad (siempre los temas son de gran profundidad), con algo de incomprensión (el recurso poético constante), con una especie de ansiedad por ver/leer más (suelen ser textos cortos) y con la sensación de que no se puede compartir la maravilla que se observa, de modo que la poesía queda reverberando (al decir del Athos) por dentro (no admite comentarios).

Los dejo entonces con la grande y pequeña Mary.


Natalio


“Lo que Tarquino el soberbio quiso dar a entender con las
amapolas de su Jardín, su hijo lo comprendió pero no el
mensajero”
(
Hammann)


De este modo comienza un muy interesante libro de Kierkegaard pero no es mi intención hablar del libro, sino de lo que está escondido en ese Epigrafe, el mensaje que sólo aquél que lo anda esperando puede encontrar. El mensaje que comunica una verdad propia tan propia que sólo aquel que la está buscando puede descubrir. Así son los papeles de mi amiga. Así es la luz que proyecta su estrella. Uno allí en silencio, sentado en su habitación puede encontrar, aquello que su corazón sin saberlo está buscando. Pero con un gran truco se le es comunicado a uno indirectamente a través de sus escritos, la musa canta al oído de la poeta que escribe en sus papeles lo que contempla, pero la musa también sopla al oído de quien las lee, llevándolo por lugares y paisajes familiares pero que a la vez, en mágica paradoja, encierran nuevos misterios.

Algo así como este dicho:

Cuando tengas problemas o estés afligido
Camina por el bosque con ojos bien abiertos
Porque en cada árbol, en cada arbusto, en cada uno de los animales
Y en cada una de las flores… sentirás el poder de Dios,
Él te dará consuelo y fuerzas.

Así el bosque que se encuentra escondido en los papeles de mi amiga refleja, cual luna, el secreto que la musa quiere cantarle a ella y a cada uno de nosotros al oído.

Por ello, allí no hay lugar para comentarios, sino que como María nos deja el lugar para que guardemos las hermosas palabras en el corazón.

El resto, mis queridos amigos, es Silencio.

Mary Lennox

18 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Muy linda introducción, y muy lindo el comentario!

Toto corde.

Lectora admirada.

Ruth dijo...

¡Muchas gracias a los conspiradores! La verdad es que todavía estoy bastante sorprendida por la confabulación de Mary y Natalio...

¡Gracias, respetos y cariños!

Natalio Ruiz dijo...

Que valga como nuestro humilde (en la parte que me toca) regalo de cumpleaños del Blog.

Respetos cumpleañeros.

Natalio

Mary Lennox dijo...

De nada amiga, las conspiraciones son mi especialidad ¡muajaja! :-p
Feliz aniversario
Mary

Javier Vicens y Hualde dijo...

Enigmática entrada. ¿Es Don Natalio solamente el mensajero?

Natalio Ruiz dijo...

Es que es un comentario sobre un blog (medio eniGmatico si)que lo invito a visitar.

Respetos.

Natalio

Mary Lennox dijo...

Don Javier será usted el hijo? lo invito a ver los papeles de mi amiga para ver lo que encuentra, no se arrepentirá :-).
Mis respetos
Mary

Ruth dijo...

Natalio, a mí me encantan los regalos y los italianos usan un término genial: "un pensiero, un pensierino". Y eso es lo hermoso: ver que el otro pensó en uno. Por eso no creo que haya "humildes" regalos; todos tienen de grandioso el habernos recordado.

Prometo que es la última vez que lo digo. A los dos: GRACIAS!

el Athonita dijo...

The Papers, a mi paladar, conforma uno de los recodos y rescoldos más cristalinos y lumínicos de la ruidosa y muda blogósfera (el mundo es ruidoso y mudo, le dice Machado a los poetas).
Natalio y Mary lo han dicho bien; yo sólo agregaría un par de rubíes, inter alia:

-la anudada identidad entre poema y poeta: que sean tan gracilmente lo mismo, la misma;
-que lo más quede siempre por decir; y se diga tan bien justamente en lo callado (como en aquel torso de Apolo de Rilke);
-que el fragmento aluda al todo; y siempre tan “in medias res”
-que dum narrat, prodit mysterium,
-y que, sin hermes alguno, avise en tan suave susurro, que el nostálgico sauce
ni más ni menos llora cuanto la licuada savia aflora en verdes y “spesiosas” lágrimas.

Recorriendo Los Papeles al tacto, o mejor aún, aspirando su aire —como un casto ciego huele el perfume de mujer— me atrevo a sospechar que

las penas más hondas, guardadas en raíces nudosas, no lloran sus mejores lágrimas en suspiros de frío, sino en verdes cristales, que en escueta dicción avisan: que la herida mana vida.
Es que el sauce no llora el deshielo. Pero llora porque el deshielo...


A su vez, como dice Hölderlin, was bleibt aber, stiften die Dichter (lindo este “stiften”, pues dice tan a la vez regalar y crear). Al poeta atañe poner en relieve lo profundo, lo estable, lo que permanece. Al orante, en cambio (o sin canje), hallar la forma en la figura.
Cuando se alinean los astros, y la Providencia obsequia al orbe un poeta orante, se da esa magia, ese dictum, tan propio del acento moabita.

Y es que al extranjero poco importa si es mayo o agosto, 14 o 27: le alcanza con fluir sobre la cresta del hexámeron, siempre otro, siempre el mismo.

Decía Claudel que no está la virtud de la poesía en sumergirse en lo infinito para hallar algo concreto -como aseveraba Baudelaire- sino todo lo contrario: que hay poesía cuando una figura definida habilita en su fondo lo inagotable: ecce Papyri Ruth!

ath.-

el Athonita dijo...

En otro registro: que alguna vez Ruth nos hable de Boz, por quien mi afecto es grande. Boz Layer, claro está.

Ruth dijo...

Es sabido por todos que uno de los recursos habituales del Athos es la hipérbole... pero acá... mamma mia! Si la mismísima Hipérbole pudiera hablar diría "¡qué exagerado este Monje!" :)

¡Muchísimas gracias, Athonita! Es demasiado obvio que es demasiado para mí, así que no hace falta que lo diga... Sin exagerar: ¡mil gracias! No lo esperaba para nada.

--------------------------------

(Ey, Mary... ¿quién es ese Boz Nosécuánto?)

Anónimo dijo...

Natalio y el Athonita evidentemente son dos dulces. Como melocotones.

Beatriz.

el Athonita dijo...

ups,,, quise decir: buzz-lightyear. Desconocerlo, es haberse perdido algo importante.

http://api.ning.com/files/T5pfwARX9gfSgFYKumIywy2ql3U9RTVzcuwSCCvXyRV3pSp0odyQPiPfPzsOOfAZdAjU2Vj6k4AABkqabNb0K8U8FCtT9cHi/BuzzLightyear.jpg

Ruth dijo...

Jajaja! Ese Boz sí que lo conozco! Es fantástico... Al infinito y más allá!

el Athonita dijo...

El mundo suele ir a contramano nuestra,,, no obstante parece saludable y alentable esto que leo hoy del "día mundial por ralentizar el ritmo de vida".

Nos atañe ofrecerle el Pneuma necesario, para que no sea apología de la pachorra.-

Anónimo dijo...

Nacido: le recuerdo que acumula usted un tendedero de deudas; entre las más inmediatas: el final de la entrevista a Ratzinger y el final del cristianismo mendigo.

Para cuándo?

Jerónimo

Natalio Ruiz dijo...

Entiendo que soy el nacido (aunque no el único).

Péreme. Si le cuento la cantidad de "pendientes" que tengo (no sólo en mi blog sino en mi vida.....

De todos modos es para los que leen más lentos que tengan tiempo de seguir cada post. En particular aquí que no se pierdan a Mary....

Y además es manta corta y me tiene que durar hasta el fin de cuaresma... (lo del mendigo)

péreme....

Respetos.

Javier Vicens y Hualde dijo...

Regalar, crear... "schaffen" ¿no tiene algo que ver con trabajar? Sería hermoso si así fuera el trabajo... algo así como un don... como un regalo... como algo nuevo.
¡Oh!