lunes, 27 de diciembre de 2010

La ley de identidad degeneró en...


El amigo Tito siempre quiere que metamos nuestras pocas neuronas en el lodo de temas complicados; hoy pregunta por la ley de identidad de género y los documentos cambiados. Como se trata de un amigo de la casa (en especial si es amigo de Muret) voy a intentar contarle mi visión de algunos temas que se me ocurren vinculados al asunto.

Me parece que todo es una desproporción mayúscula y una locura generalizada. De todos modos, no es algo que se pueda decir que sea "imprevisible". Como enseñaban los griegos, en materia moral una diminuta desviación en los principios deriva en un abismo en las conclusiones, como flechas que parten de un mismo punto aunque con diferentes direcciones, cuanto más lejos lleguen más distantes estarán entre ellas.

Como en su momento charlamos con relación al matrimonio, el problema del divorcio o del matrimonio gay no está en ellos mismos sino en el matrimonio civil. En un estado que se erige en autoridad matrimonial. En un estado que quiere o pretender formar o performar o deformar la naturaleza.

Aquí también el estado pretende (o los pelafustanes pretenden que el estado pretenda) inmiscuirse en la naturaleza y la realidad. Esto es la potenciación al máximo de un estado de derecho positivista (la ley emanada (en apariencia) de la razón humana, del consenso, de la voluntad general, etc.), si no hay un marco natural, físico o metafísico, la ley y el estado pueden pretender meterse en lo que sea.

Fíjese por ejemplo cuando nuestra presidenta asumió andaba obsesionada con que le dijeran presidenta y no presidente. Y la cuestión no la centró ni la centraron en la corrección de una u otra forma sino sólo en la voluntad. La amenaza fue "si me siguen diciendo presidente voy a sacar un decreto....." como si un decreto o una ley pudiera modificar la corrección del lenguaje (y observe que el lenguaje es algo racional en su expresión).

Es como si mañana el congreso derogara las leyes de la física pensando que por ello vamos a poder atravesar paredes o arrojarnos de una montaña sin lastimarnos.

En este marco entiendo que todo esto de la ley de género y lo de los documentos es una locura. Ni siquiera estoy convencido de la conveniencia de un documento identificatorio pero, lo que si me parece una locura, es que sea fundante de derechos. Entiéndase, una cosa es que la ley o las instituciones tomen elementos y los cataloguen (como ocurría con los matrimonios, los nacimientos, etc.) y otra muy distinta es que el reconocimiento sea "constitutivo" (como es el matrimonio, el documento, etc.).

Un sapo es un sapo por más que salga la ley de identidad de ranas que disponga que mediante un cartel que diga que los sapos son ranas los sapos serán ranas. Y otra cosa muy distinta es que con cualquier fin (eductativo por ej.) le pongamos un cartel al sapo que diga "sapo".

Pero lo curioso es que hasta donde sé no se preveen límites ni requisitos para cambiarse. Es decir, el fundamento puede ser tanto de orden médico (que podría ser el único caso a evaluar aunque por otros medios) como de orden testimonial (todos los amigos que dicen que ramoncito era porrista cuando ellos jugaban al fulbo y mientras ellos se vestían como futbolistas el se ponía un tutú color "avellana"), y yo puedo cambiar mi DNI de mujer a varón y luego de varón a mujer o incluso en un futuro (no muy lejano donde los animales tengan los mismos derechos) de varón a animal o de animal a travesti o de travesti a disfrazado o de disfrazado a "travesti sólo por las noches" o "travesti sólo por trabajo", etc.

Y al tiempo que cambiamos el DNI de Ramón a Paulina la casa que compró Ramón ¿es de Paulina? la ley dice que si pero ¿cómo saberlo? ¿Ud. le compraría una casa a Paulina cuando el dueño es Ramón?

Otra opción es que quitemos el nombre, el sexo y la foto del Dni y que le marquemos a cada uno el número de la best... digo el número del DNI. Y sanseacabó. Hola, me llamo 34676 y vos?

En fin, es simplemente una invitación a pensa,r al paso y muy poco navideña.

¡Feliz Navidad!


Natalio


Pd: Los de la foto son los directivos y/0/u directivas de un grupo de "trans" ATT que están impulsando el proyecto. La verdad no entiendo muy bien cuál es el problema si es todo de lo más normal...






11 comentarios:

Coronel Kurtz dijo...

Muy buen artículo, estimado Natalio.

Se me ocurren dos cosas:

1) Cuando dice "Y otra cosa muy distinta es que con cualquier fin (eductativo por ej.) le pongamos un cartel al sapo que diga "sapo".", creo que ese papel de "ejemplo-educativo" es fundamental en todo este asunto.

Cuando se discutía el tema del matrimonio gay, un conocido, de este palo, decía en una charla que, en última instancia, no importaba puesto que todo el tema del matrimonio civil había sido un invento masónico y que si el Estado minaba este "invento", estaba bien. Lo que este amigo olvidaba (y muchos otros con él) es que la ley positiva tiene un papel ejemplificador y educativo evidente. No es que lo moral sea lo legal, como puede pensar algún kelseniano, pero sí que lo legal y lo prohibido delimitan de alguna manera la moral de la sociedad.

Salvando las distancias, es un poco el dilema que se le presentaba a mis padres tratando de "desprogramar" lo que nos habían inducido en el colegio. ¿Cómo hacerlo sin debilitar el sentido de autoridad al desautorizar -justamente- a los maestros/profesores?

Lo mismo pasa con la sociedad, ¿cómo criticar las leyes injustas sin poner entre paréntesis toda la legislación positiva?

2) Cuando Ud. dice "Otra opción es que quitemos el nombre, el sexo y la foto del Dni y que le marquemos a cada uno el número de la best... digo el número del DNI. Y sanseacabó. Hola, me llamo 34676 y vos?" me recordó un discurso del Card. Ratzinger en Nápoles, ante unos padres de niños en edad escolar, poco antes de ser electo Papa. En este discurso, quien ahora es Benedicto XVI decía que, para él, lo importante de Ap. 13,18 no es tanto el "666" como en las películas, sino el concepto de que el ser humano, el hombre, sea reducido a un número, a un cifra identificatoria, como en los campos de concentración.

Tito... dijo...

Gracias, Natalio, por recoger el guante tan ágilmente. Como decís, hay mejores cosas en las cuales pensar por estas fechas, pero quería ir metiendo un par de ideas en la cabeza acerca de esto para que no me agarre tan desprevenido como lo del matrimonio igualitario.

Lo que me llama la atención tanto en esto como en lo del matrimonio, como en lo del aborto, es que se "avance" con las leyes mientras la racionalidad queda tirada en el camino. Así no hay sistema legislativo o judicial que aguante.

¿No hay en el país suficientes "expertos" en lo que haga falta como para evitar que la sigan embarrando? Se me ocurre, por ejemplo, alguna asociación de abogados católicos. No porque tengan que ser católicos, sino porque imagino que les sería más fácil ponerse de acuerdo en objetivos comunes y hacer los planteos del caso ante quien corresponda.

De cualquier manera, el 31, entre mis deseos para el 2011, va a haber uno referido a la aparición de tu post acerca del matrimonio civil como origen de varios males. Nunca escuché nada parecido e imagino que puede ser por demás interesante. Pero no hay apuro, el año es lungo.

Salute

Natalio Ruiz dijo...

Gracias Coronel! Siempre ud. y sus comentarios filosos.

Sobre el punto 1 estoy en completo acuerdo sobre el valor educativo de la ley positiva (con sus bemoles en algunos temas que podremos charlar) aunque no puedo de dejar de estar un poco de acuerdo con su amigo. Y no porque uno festeje la destrucción del matrimonio civil (que comparto con ud. que aunque sea tienen una función educativa o social) sino porque una cosa es consecuencia de la otra casi automática (por acá pasa el punto amigo Tito).

Sobre el punto 2 acuerdo también y estoy agradecido por la cita. De hecho es un tema que Benedicto maneja muy bien y que me gustaría traer el del nombre, su función y su sentido. Comenzando por el nombre de Dios y continuando por el de cada uno. Lo sigue mucho en eso a Buber que, aunque a mi juicio se va un poco de rosca, es un planteo que merece ser escuchado y puesto sobre el tapete.

Respetos navideños.

Natalio

Natalio Ruiz dijo...

Faltaba más Don Tito.

Hay muchos expertos y corporaciones de abogados católicos y la misma uca y mucha gente que trabajó muchísimo con este y otros delicados temas. Si la cuestión hubiera sido racional hubieran ganado la batalla, no lo dude (en particular puede conseguir las intervenciones de "expertos" de algunos en el congreso muy pero muy buenas). Pero la suerte está echada porque no juega aquí la razón sino las pasiones y las ideologías.

Lo del matrimonio es muy, demasiado usual. En cualquier caso, no es el matrimonio la fuete de todo. El matrimonio civil es fruto de una concepción del derecho, el estado y la ley que a su vez es fruto de la revolución francesa que a su vez es fruto y consecuencia del nominalismo (por eso insisto tanto con el asunto de la "naturaleza") que a su vez es fruto de un subjetivismo a lo protágoras que a su vez es fruto de la soberbia de nuestros primeros padres que a su vez es fruto de la revelión de Lucifer.

Trabajaremos por que se cumpla su deseo!

Respetos navideños.

Natalio

Fernando dijo...

Excelente post, Natalio.

Muy buena la cita de los griegos sobre la mínima desviación en los principios. Pondré -si se me permite- un ejemplo de esto. Cuando se discutió en el Parlamento español la Ley de Transexualidad de Zapatero algunos políticos de derechas aceptaban el cambio (legal) de sexo si había habido una operación quirúrgica previa. Al hacerlo, olvidaban que el sexo no es sólo un tema de órganos sexuales o de barba o de pechos, sino algo que afecta a la naturaleza del ser humano desde su concepción, se opere o no (al final salió, cómo no, la versión radical, como en la Argentina: no hace falta tal operación para el cambio legal de sexo).

Conforme con las observaciones tuyas y del Coronel sobre el carácter didáctico de las Leyes, "si la Ley permite algo debe ser que es algo bueno", dicen las mentes sencillas. A eso se suma la normalidad como aval de todo: "hay matrimonio gay, cambio de sexo, aborto, clonaciones, investigación con embriones, y todo sigue funcionando en la sociedad, no serán cosas tan malas". Pero también en la Alemania de los campos de exterminio seguía habiendo cumpleaños y Fiestas de la Cerveza.

Natalio Ruiz dijo...

Completamente de acuerdo Fernando y ¡gracias por pasar y comentar!

Ahora, también hay que ver en qué cosas se tiene que meter o llegar la ley y en cuáles no. Por ej., nosotros vivimos en países y épocas donde nacimos con un documento de identidad y esas cosas pero si le rastreamos la historia el algo relativamente reciente y no unánime. Es decir, hay una tendencia a "normatizar" absolutamente todo. Y eso no está bueno.

Incluso, ya es otro tema, en los asuntos "buenos" dudo que se tenga que meter la ley. ¿la ley tiene que decir que hay derecho a la vida? Y cada vez dudo más de ello. Pero volveremos otro día sobre esto porque es más complejo.

REspetos navideños.

Pablo

Tito... dijo...

Con respecto a la ley de género, creo que arranca mal porque toma la supuesta "teoría de genero", que no cierra por ningún lado. De todos modos habría que ver qué versión eligen.
Si dicen que por un lado hay un aspecto genético y por otro otro psicológico, el género debería resultar de cruzar ambos, lo que daría como mínimo 4 combinaciones (nene-nene, nene-nena, nena-nena, nena-nene). No tiene sentido pensar que una "mujer-mujer" tiene el mismo género (o sexo) que un "hombre-mujer" (como Flor de la V). Por no mencionar que confunden género con sexo cuando piden cambiar este último en el DNI. Si quisieran (aunque no tendría ninguna utilidad, como sí lo tiene el sexo) se podría agregar una casilla más (género) en la que se pueda poner cualquier cosa (hombre, mujer, niño, niña o dejar en blanco), sería una declaración de sentimientos. Que es lo que hizo Flor de la V.

Y en cuanto al papel de las leyes estoy medio perdido. Entiendo que más importante que enunciar derechos y obligaciones es el "poder" de la ley para protegerlos y hacerlas cumplir. [¿Por qué habría diferencia entre los "asuntos buenos" y los otros?]
Por eso no veo aún cómo no es algo "bueno" que el estado controle los matrimonios, por ejemplo, para evitar que se destruyan, brindando ayudas adecuadas y dificultando su disolución.

Saludos calurosos

Santiago (ya que estamos firmando con otro nombre)

Natalio Ruiz dijo...

Ja! lo del nombre fue sin querer (aunque no es para nada secreto).

Con relación a lo del género una anécdota graciosa: Estaba un amigo de la familia discutiendo en la legislatura d la ciudad de Buenos Aires un proyecto de construcción de un centro de nosequé.

En el presupuesto apareció la cuestión de los baños. Bueno dijeron son dos baños uno para mujeres y otro para varones. Pero ahí saltó uno y dijo que eran tres porque los travestis también tenían que tener un baño separado de los otros. Y otro más agregó otro baño (ya no me acuerdo para qué "género"). Cuestión que empezaron a presupuestar y a diagramar 4 baños. Y nuestro amigo dice: Señores, no podemos hacer 4 baños ¡tienen que ser 8! porque hay que hacer uno de discapacitados para cada uno de los géneros. Cuestión que se hicieron dos baños y todos se dejaron de embromar....

Lo de la ley es complejo, un día lo voy a intentar explicar. ¿Hay derecho a respirar? ¿a caminar? ¿a usar corbata? ¿dónde están enunciados? Sin embargo nada me impide hacer esas cosas. Y la trampa está en que si el Estado dice: ud. tiene derecho a.... y lo admitimos, entonces, del mismo modo el estado puede decir: ud. ya no tiene derecho a....

Pero es más largo. Volveremos.

REspetos navideños.

Natalio

Anónimo dijo...

Genial, te felicito. Un capo.

Natalio Ruiz dijo...

Gracias anónimo!

Respetos navideños.

Natalio

Anónimo dijo...

Sr. Natalio esto no es para publicar. Estuve repasando sus comentarios sobre el blog de Wanderer y permitame decirme que Wanderer es una vedette venida a menos... alguien lo apuró o le marcó algo respecto a lo negativo o el pesismismo (un comentario malísimo) y al poco tiempo W escribió un post, sobre eso... me pareció flojo.

PD: además que últimamente está publicando cosas ajenas