lunes, 22 de diciembre de 2008

Navidad con Li Jie y Paganini




Este es el regalo de navidad para todos mis lectores.

Se trata de Li Jie, a los 14 años de edad, tocando el capricho nº 24 de Paganini.

Ya les conté que me encanta la música y, en particular, la guitarra y los buenos guitarristas.

Lo que puede sonar medio extraño, en un blog que viene tomando desde hace un tiempo un tinte religioso, es un regalo navideño tan, pero tan profano.

El regalo consiste más que nada, en una suma de elementos simbólicos que se reunieron, casi de casualidad, en el mismo video.

Vamos a explicar algunos y otros quedarán a la vista sólo de algún lector perspicaz.

Li Jie es considerada hoy una de las mejores guitarristas del mundo. Es una joven china con un don más que evidente. Se ha convertido en una suerte de emblema artístico de la China comunista y del conservatorio de Beijing en particular.

Es decir, es un símbolo comunista del arte, un fruto puro del comunismo más puro (según ellos).

Paganini (el autor) es un músico genial reconocido como tal por todo el mundo. Quizás haya sido el violinista más virtuoso de todos los tiempos.

Ahora, se lo suele llamar "el violinista del diablo". Su figura era tan rara y su virtuosismo tan grande (podía tocar con una sola cuerda) que despertaba grandes conmociones. Se le atribuyen pactos con el demonio o se lo beatifica. Lo cierto es que parece que al pobre, por los dichos de su pacto diabólico para algunos o por haberse negado a recibir la extremaunción para otros, el obispo le negó la sepultura católica (lo sepultaron varios años después) y eso alimentó el mito.

¿Y entonces? ¿Por qué el regalo navideño es la obra profana de un diabólico violinista interpretada por una de las mayores exponentes de uno de los comunismos más anticatólicos?

Porque es bello.

Y una idea que quiero transmitir en el blog es que lo bueno, lo verdadero y lo bello son coextensivos. Que lo bello, en tanto bello, es verdadero y bueno. Y en tanto Dios es la suma Bondad, la suma Belleza y la suma Verdad, todo lo bueno, verdadero y bello nos acerca un poquito más a Él.

Ya charlamos sobre este punto al hablar sobre el tema del mal y, específicamente, en el primero de los post respectivos. Se trata de la doctrina de "los universales" o "los trascendentales".

En nuestro caso, se trata de una obra bellísima interpretada de un modo acorde con su esencia, es decir, con virtuosismo.

El que la obra esté tocada en guitarra (y no en violín) obedece a un cariño especial que tengo por dicho instrumento.

Con relación a la obra debo decir que admiro profundamente la obra de Paganini. En general me gustan mucho las obras creadas para resaltar el virtuosismo del ejecutante (en el caso, él mismo). En particular, me parece exquisito el novedoso enfoque musical que aportó tanto a sus obras como a sus influencias (Lizt, por ejemplo).

Respecto de la interpretación, se la suele acusar de excelencia técnica pero falta de sentimiento. Se dice, "es como cargar a un robot con lo mejor de la técnica y obtendrás el mismo resultado". No estoy de acuerdo.

Li Jie tenía en esa época entre 13 y 15 años (por eso puse 14 al comienzo) pero la realidad es que la ejecución es propia de un niño. Es decir, la interpretación destila cierta inocencia de apego a la técnica y eso, justamente, la hace única. Si buscan por el Youtube podrán encontrar versiones más actuales de la misma obra por la misma intérprete. Verán que se parecen pero les falta un aura distinta que poseía sólo en aquella época, algo cambió. Lo mismo ocurre cuando escuchamos coros de niños (hablo de coros en serio), la belleza no se encuentra sólo en esa voz única sino que hay "un modo" de ejecución.

Pero lo verdaderamente raro y novedoso en el caso de Li Jie es encontrar a alguien que a tan corta edad haya alcanzado tamaño desarrollo técnico (lo que impide encontrar casos similares en guitarra, canto o cualquier otro instrumento). Generalmente la maduración de la técnica se logra con la maduración personal.

En definitiva, retomando el asunto de lo "profano" y las "maldades" particulares que pueda tener la obra, la realidad es que lo bello nos conduce a Dios. Y si las cosas son usadas para el mal, o fueron hechas para el mal..... pues bien, no es la primera vez que Dios saca flores del estiércol, bien del mal, verdad de la mentira, redención de la muerte, etc.

En palabras de Tribilín (que me sorprendió por su profundidad teológica en una película que veía la gordita): "todo reloj, por más descompuesto que esté, siempre acierta por lo menos dos veces al día".

Les deseo una feliz y santa navidad.

Natalio

Pd: Les dejo mi frase navideña preferida (condensa toda una espiritualidad) de los salmos: la Misericordia y la Paz se encuentran, La Justicia y la Paz se besan (Salmo 84, 11).

Pd1: Como regalo "sacro" de navidad les dejo una hermosa perla de Ignis Ardens.

10 comentarios:

Mariana dijo...

Muchas gracias por los regalos y feliz Navidad para ud. también!

Natalio Ruiz dijo...

Es un gusto estimada Mariana.

Respetos.

Natalio

hna josefina dijo...

¡Muy feliz Navidad!
Para toda tu familia.
Suelo pasar aunque no comente.

Juan Ignacio dijo...

Muy pero muy interesnte post...

Terzio dijo...

Bueno...

Prefiero el original para violín; me parece que suena menos "fluído" a la guitarra...Pero como es "capricho", valga el capricho.

Tu comentario a propósito de la chinita, Don Niccoló etc. me ha recordado aquellas "semillas del Verbo" que los Padres reconocían en los antiguos.

Má o menos, pero algo así.

Dios es muy generoso, y su misericordia infinita.

Felices Pascuas!

'

Natalio Ruiz dijo...

Gracias Hna. y Juan Ignacio por la visita.

Terzio, efectivamente por ahí pasa el punto. Es en definitiva el misterio de la belleza. Felices pascuas natalicias para ud. también.

Respetos.

Natalio

Natalio Ruiz dijo...

Terzio,

con relación a la obra, como tal, yo también la prefiero en violín.

Ocurre que, independientemente, me encanta en guitarra y hace lucir más el virtuosismo en la guitarra.

Respetos.

Natalio

Terzio dijo...

Pues practica, y grábate un youtube con tu interpretación, y pónlo aquí en el blog, para solaz de tus visitantes.

¿Te atreves?

:)

Natalio Ruiz dijo...

Dije que hace lucir el virtuosismo, cosa que no tengo en ningún aspecto (y menos en la guitarra donde tibiamente puedo acompañar el canto).

Respetos

daniel arata dijo...

LI JIE ES EN SINTESIS UN MILAGRO DEL ARTE. NO ES POSIBLE ENCONTRAR UNA PALABRA QUE EXPONGA LA GRANDEZA DE ESTA PRECIOSA NIÑA.

POR ESTO ULTIMO SOLO ME QUEDA DECIR: GRACIAS A LA NATURALEZA HUMANA Y A DIOS QUE HA REENCARNADO EL ESPIRITU DE MOZAR EN LI JI.

DANIEL ARATA (PERU)