lunes, 17 de agosto de 2009

Sangre derramada por muchos


El Evangelio de este Domingo habla de Sangre. De beber Sangre.
Sangre ajena. Sangre derramada. Sangre divina.
Derramada por mí, por cada uno, por aquellos dispuestos a recogerla.

Leído desde la intención del donante: por todos los hombres, claro.
Leído desde la inviolable libertad del donado: en beneficio de algunos, en favor de los dispuestos, por muchos.
Leído desde la Revelación —¿cabía al diminuto microbio humano leerlo desde otro ángulo?—: perí polón, pro multis, por muchos. “Lo dice Dios y punto”, como repite a cada tranco, cual un latiguillo, uno de esos personajes simples y geniales de Claudel...

Tras varias décadas de debate, volvió el pro multis. Y estamos de fiesta.
Si los que lo defendieron tanto no saben disfrutar y celebrar este paso y se empantanan en el ustedes reemplazando al vosotros, creo que yerran fiero en el arqueo de caja o recuento de soldados. Es más: no distinguen núcleos duros de periferias negociables...
Ha sido un triunfo de la Tradición y de la Verdad.

Pero para no enlodarnos en estos minúsculos conflictos de tradicionalismos más “ísmicos” que tradicionales, propongo dejar esto de lado y paladear el Misterio de la Sangre:



El Lagar
Yo solo he pisado el Lagar

(Isaías 63,3)

Inmensa cuba de la ira de Dios
Cargada hasta el borde
Con los violáceos racimos del odio humano
Pisoteada en un suburbio pestilente del mundo
Las afueras del hombre, las afueras de Dios
Reventando el hollejo de cada malicia nauseabunda
Con el peso aplastante del Amor fragante.
Y la Palabra se hizo Sangre
Ojos en llamas
Y tiñó sus vestidos de culpa y cargo.
¿Quién eres tú con rasgos de cordero
Niño ingenuo parado sobre el nido de cobra
Jinete erguido, con brío y decidido
a beber hasta las heces
la Copa de la Ira
el Cáliz de vértigo
el Vino de furia
la ignominia espumante del orbe?
Tú, ¿quién eres?

Y Él mira, calla y pisa el Lagar.
Y aunque Él calle, yo voy a hablar:
Es Bar-Abbá, el Hijo Amado,
Hecho bandido
Para que nuestro sea el vino
De los hijos.


Pie Pelícane


Si amar es dar
y soltar lo dado
Tu te has quedado, oh Ácimo amado
Sin sangre ni aliento, diezmado
Sin Fuerza sin Paz sin Reino ni Talar.
Entregado nos dices, y no entendemos;
Derramado insistes y distraemos.
Pero tu pálido Pan -mudo y desnudo-
Lo expone elocuente y patente.
Y aunque sin voz -pues hasta el Verbo cediste-
Con mudos ojos bajos lo dices:
Lo Mío no es ser, sino ser-dado.
Y si tu Rostro carece ya de brillo y hermosura,
Es por el colmo de locura
Con que no has retenido para Ti
Ni tan siquiera tu Forma y tu Figura.
Que para hacernos bellos y divinos,
Hijos bienamados
Reposas quieto sobre el altar del mundo
Y desde allí te asomas
Deformado, desfigurado
Sin aspecto ya ni humano ni divino
Por la ínfima ventana
Del pan y del vino.

Y sin dilación
Como Moisés ante la Roca del desierto
Abres por tu cuenta tus entrañas
Punzas en su centro tu henchido corazón
-Sangría del Verbo sin razón-
Y brota el Río secreto del rojo amor que salva
Y hombres y mujeres y niños y más gentes
-¡Tu prole!-
Corren, suben, se trepan y llegan.
Te comen y beben.
Y sobre el altar queda
Sin vida y con más vida
El comido idioma de tu Amor.


El Athonita


37 comentarios:

el Athonita dijo...

El primer domingo de Julio se celebraba la Fiesta de la preciosísima Sangre. Un mes atrás, el Papa Benedicto, no dudó en seguir sumando asuntos a su hercúleo empeño por recuperar lo perdido. Curiosa y hábilmente, en vez de retrotraerse mucho más atrás, trajo a colación la devoción que el beato Juan tenía por esta Fiesta y la bella Carta Apostólica —Inde a Primis— que escribió al respecto, y que cumplía 50 años en esos días (y que pueden leer entera aquí: http://www.vatican.va/holy_father/john_xxiii/apost_letters/1960/documents/hf_j-xxiii_apl_19600630_indeaprimis_sp.html


Asoció luego la Fiesta de la Sangre con el año sacerdotal vinculándolos por la Carta a los Hebreos (9,11-14). Aquí el texto completo: http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/angelus/2009/documents/hf_ben-xvi_ang_20090705_sp.html

Anónimo dijo...

¡Bellos poemas, Athonita, en verdad bellos!
Una curiosidad histórica: la Misa de la preciosa Sangre se le atribuye al Papa Benedicto XIV. ¿Para cuándo el Misal BXVI?

Gustavo

Anónimo dijo...

Como dice el Adoro te devote respecto a la Sangre de Cristo: “cuius una stilla salvum facere totum mundum quit ab omni scelere” (de la cual una sola gota puede salvar al mundo de todo pecado).
Gracias Athonita por sus nevados regalos en este agostado agosto...

FRM (versión cuyana)

Anónimo dijo...

La “Inde a Primis”, entre otras maravillas, logra engarzar en perfecta sintonía el “pro multis” de Mt 26,28 con el “qui omnes homines vult salvos fieri”, de 1Tim 2,4 , citando a ambos textos en litúrgica y teológica armonía.

Juan Ignacio dijo...

Estimados,
¿Por qué en las misas de las que participé desde que salió el "pro multis" nunca lo dicen?
No es que tenga especial opinión ni emoción por el suceso (para mal o para bien), pero sí en entender qué pasa.
Saludos.

Anónimo dijo...

Juan: hay margen para ponerlo en práctica hasta el miércoles de ceniza, o sea, creo q 21 de febrero (vacatio legis, que le dicen). Pero entró en vigencia (como ya permitido aunque no mandado) desde el 15 de agosto.
El límite más grande para usarlo creo que viene porque los misales no están entregados... impresos en España y no en el país (desconozco el motivo) se trabaron en la aduana. Papelones episcopales...
La página de la CEA no lo quizo subir a la web (como no quiere subir el calendario litúrgico, por ejemplo, a diferencia de la mayoría de las Conferencias episcopales)... No, si Julio Grondona y su futbol no es el único que hace extraños negociados...

Valga decir que el pro multis nunca se suspendió. No es que venga con la nueva typica: quienes hemos asistido a las misas en latín --y no refiero a las del modo extraordinario sino a las de Paulo VI, desde su primera versión-- escuchábamos esa fórmula.

Todo el conflicto --hasta donde sé-- radicó siempre en la chastrinada de traducción de esta expresión del latín al castellano, en la versión argentina, claro.

Pequeños logros que, como dice el cada vez más inspirado Athonita, hay que celebrar... aunque apene que no ruede ninguna cabeza por tanto tiempo de inpune desacierto.

Luis Uranga Imaz

Pablo dijo...

Lo del pro multis es para celebrar, como dice el Athonita.

Y ya que estamos argentinizando textos, después de la Misa podrían cambiar el Himno:

OIGAN MORTALES EL GRITO SAGRADO!!!

Cordiales saludos.

Anónimo dijo...

Todo muy bueno,

lo que no se en que quedó, fue eso de que iban a cambiar de lugar el saludo de la paz, cosa que me parecía muy ubicada, pues a la hora de cantar el Cordero de Dios, es un jolgorio de aquellos, realmente lamentable, se pierde todo clima de racogimiento necesario para recibir al Rey de la Gloria.

Estará en el nuevo misal?

Que lo hayan impreso en españa, parece un papelon,
salvo q una fundación europea lo haya subsidiado.

Lo de la aduana es un caso aparte, parece que patota moreno freno las importaciones y también quedo parado en el puerto el nuevo misal,
¿habrá un complot Moreno-FSSPX?

Maxwell Smart 86

Anónimo dijo...

Estimado Superagente:

No, no está incluido en este Misal el cambio de ubicación del saludo de paz. De hecho, creo que no cuenta con “sentencia firme” aún ese asunto en estudio.
Como ya ha pasado, la CEA —me parece a mí— se ha apurado a meter en imprenta la traducción de esta typica, cuando Roma y la Cristiandad entera están en pleno movimiento sísmico, acomodando las capas geológicas de la bimilenaria Tradición del Rito latino.
Una pena. Y un papelón.
Y un gasto tremendo, pues no se imprimió en España por algún subsidio especial: cada parroquia tiene que garpar su Misal ($270,-), sin poder hacerlo siquiera con intenciones de Misa.
Cash dice Rodríguez Melgarejo, y cash ha de ser.

Cuando, probablemente —con o sin cambio de typica (en verdad no hace falta, alcanza con incluirlas como enmiendas— se vengan en breve 3 o 4 ajustes de rúbrica y texto.
Los ingleses estuvieron más piolas, y dejaron en stand-by todo (cuando ya estaban para meter en imprenta un trabajo de 6 años), a la esperar de la bendita “Reforma de la Reforma” como bien augura y anhela Gustavo.


Pero hablando del saludo de paz, un cambio que sí trae este Misal (creo) —y que era error que veníamos arrastrando de lejos— es la modificación de la fórmula a emplear entre los fieles. Una sutileza litúrgica, que es todo un guiño: no somos todos iguales en la Misa. Y por eso el “y con tu espíritu” es una fórmula que ha de reservarse para ser dirigida por los fieles al celebrante, y no ser empleada por los fieles entre sí. Ellos, al darse la paz, se deberán responder: “Amén”.

De todos modos, no sé si estoy de acuerdo en el cambio de ubicación del saludo (aunque tampoco en desacuerdo), sino más bien en un cambio de ejercicio del mismo. Es un gran disparate cómo se realiza y —digámoslo de paso— un gran fariseísmo: pues o bien sólo saludo a los de mis costados simbolizando o gestualizando con ello un saludo y deseo universal, o bien, si optara (erróneamente) por un hyperrealismo litúrgico, lo sensato sería ir en busca de aquel feligrés con que peor me lleve para ofrecerle a él la reconciliación. (La ubicación actual (e histórica) proviene de cierto piedeletrismo con que aplicar aquello del Evangelio: “antes de acercarte al altar, reconcíliate con tu hermano.” Pero lo que de hecho ocurre... no resiste el análisis.

La gripe porcina, más allá del dislate ya ampliamente comentado aquí de la imposición de la comunión en la mano, trajo como beneficio la suspensión del saludo de paz. Ver recobrado -–estos domingos-- ese clima de recogimiento durante la Fractio panis y el Agnus Dei parecía... qué sé yo: onírico, surrealista... o una obviedad tan elemental, que no he podido dejar de imaginar a mis hijos contarle a los hijos de sus hijos que hubo un tiempo, una ráfaga, unas décadas insólitas, en que durante la Misa, en su instancia de mayor clímax, arrancaba la kermés de los saludos, del amor y la buena onda.
Algo así como si un chico de hoy, con todo el posmodernismo al hombro, recordara Woodstock y constatara: qué asco, menos mal que ya fue.
La Iglesia tal vez en algún momento retrospectivo pueda percibir con sereno realismo: que así como hubieron Borgias, hubo una Iglesia hippie, contracultural, sucia y pelilarga, fofa e invertebrada... pero que duró lo que duró Woodstock.

Y que un nieto nos espete con cierta impaciencia: abuelo, el setentismo eclesial ya fue. Y que el “ya fue” incluya, claro está, al arco entero de la dialéctica que lo configuró. Que el “ya fue” etiquete como dinosáurico tanto al pre como al pos conciliar. Que ser “lefe” o “progre” sea sin más un anacronismo de gente boba o lenta o corta, o simplemente NERD.

Pax vobiscum!
Y saludos a la Sra. Noventaynueve, de feliz memoria.

Luis Uranga Imaz

Anónimo dijo...

Pablo: me gusta más el vosotros que el ustedes en la Misa.
Pero entiendo que el debate debe buscar la Verdad objetiva más allá de los gustos y también evitando falacias o chicanas.
Una posible es la que Ud. menta: el himno nacional, como los poemas de santa Teresa, Lope de Vega o Borges, son textos originales. Retocarlos sería tan agraviante como llevar al italiano actual los versos de Dante o privar a los anglófonos del fraseo original de Schakespeare.
Pero no es el caso entre manos.
Acá estamos tratando de encontrar la verdad respecto a qué hacer con textos que han de ser traducidos de un idioma ajeno al propio, en este caso: del latín eclesiástico al castellano en uso.

Si decir “el Señor esté con ustedes” es chabacano, convengamos que cada vez que el padre Terzio dice “el Señor esté con vosotros” en Sevilla, comete idéntica chabacanería...

No quiero con esto acentuar un parecer en favor de la medida tomada, pues me devano la cabeza y escucho voces diversas y no puedo no perseverar en la suspensión del juicio. Pues noto argumentos que suman y restan sobre ambos platillos. Pero veo importante (de ambos platillos) eliminar lo que ni suma ni resta, sino que entorpece y deforma la honesta búsqueda de la optimización litúrgica que todos queremos.

Toto corde,

FRM

Odysseus dijo...

¿Alguien sabe cómo se tradujeron los textos dirigidos a las personas divinas? ¿Usando "tú" o "vos"? Porque si se trata de uso cotidiano por estos lares nadie habla de tú...

Creo que el "vosotros" le daba otro aire menos chabacano a la liturgia, menos "diario", "cotidiano", en el sentido de poner a los fieles y celebrante(s) en otra sintonía, marcando que en la Liturgia pasa otra cosa totalmente distinta a lo que puede pasar en otro lado, y que no es un saludito más el "Dominus vobiscum"... porque si no... ¿qué será lo próximo? ¿Decir "Buenos días hermanos" como ya hacen tantos?

Ciertamente es un papelón el asunto del nuevo misal... un papelón de años de traducción, un papelón por no esperar cuando parece que se viene otra cosa (a no ser que sepan que no viene nada), un papelón lo de la aduana, un papelón el precio (el misal y 4 leccionarios!! 4x300=1200... más o menos)... Y nos juntamos a debatir sobre la pobreza...

el Athonita dijo...

Coindido en gral con el planteo de Odysseus y varios más... (tampoco yo entiendo por qué se salvó el “tú” y no prosperó el “vos”... ¿será la ley de la gradualidad?)

Pero insisto en esto: ¿no será saludable esta vez celebrar el retorno del pro multis y del amén en el rito de paz y dejar pasar -–o demorar-- lo demás?

Además, como bien se devana FRM, no es tan simple saber si hay error o no en instalar el ustedes. Si es por el argumento de Odysseus, salvo los argentinos, el resto del planeta va muerto con el uso de las lenguas vernáculas en la Liturgia, pues carecen de esta doble versión. Hay un texto de Lewis (que no encuentro) donde insiste en algo de esto: si el debate es entre lengua sacra o nativa, el asunto tiene miga; pero si es entre la lengua nativa actual y una versión arcaica, no tiene más sentido que un apego a lo añejo.

Mi temor es que mostremos la hilacha (lo digo muy concientemente en plural) y alimentemos a la progresía su enquistada sospecha: que tradicionalismo y paleontologismo son parientes cercanos. Digo, para (tras celebrar el pro multis, no antes) seguir buscando una argumentación más sólida. (Hay un artículo de fray Patricio Bataglia en una Gladius de hace añares,,, pero tampoco zanja limpia la cuestión, me parece).

A veces pienso que permitirle a lo vernáculo instalarse en su verdad más desnuda, puede terminar siendo el mejor modo de alentar el rescate del latín abandonado.
Cuando al sensus fidelis le suene la chicharra de que el “Señor: tené piedad de nosotros, Oh Vos que sos Amor!” no funciona... y que eso es “lengua vernácula”, pues tal vez más de uno se plantee: ¿y si volvemos al plan A?

el Athonita dijo...

Nota bene: Plan A era: Kyrie Eleison.

Pablo dijo...

Estimado FRM:

Vale su crítica a mi argumento. Lo del Himno es una ironía que, en sí misma, no dice mucho.

Ante todo quiero aclarar que no estoy con las posiciones extremas que hacen del “ustedes” motivo para sembrar dudas sobre la validez, sobre todo si el texto cuenta con la recognitio de la Santa Sede. Tampoco pienso que sea uno de los temas de mayor importancia en la actualidad.

Lo que sí me parece legítimo es que alguien cuestione la oportunidad o conveniencia de cambiar “vosotros” por “ustedes”. Sin que el tema me quite el sueño, se me ocurren las siguientes ideas sueltas:

- Un lector ocasional de este blog podría darnos ejemplos magistrales sobre la manera en que la introducción del “ustedes” en los leccionarios cambia el sentido de los textos bíblicos y da lugar a dificultades de interpretación. Yo no recuerdo ahora los pasajes, y no podría decir las cosas mejor que el lector mencionado. Le dejo la pelota picando…

- Un argumento que se usó contra el latín es el hecho de que es un idioma que se dejó de enseñar en las escuelas. Y es cierto. Pero no se puede decir lo mismo del “vosotros”, porque el castellano se sigue enseñando en las escuelas, y porque la Argentina es un país que destaca sobre otras naciones hispanoamericanas por tener índices más altos de escolarización. El “vosotros” aquí no se usa, pero se entiende.

- Me pregunto si la lengua que se emplea en los actos de Culto, no ha de ser usada en su forma más “culta”. Para marcar distinción entre lo sacro y lo profano. Y para que quede claro que a Dios le ofrecemos lo mejor que tenemos, también en lo que hace al uso del idioma.

- También me pregunto si el mantenimiento del vosotros no es un factor de unidad entre los católicos hispanoamericanos. Una forma de castellano que todos entiendan, aunque no todos la usen. Valga el ejemplo que me contó un sacerdote de rito oriental: en todos los países árabes, la lengua litúrgica es el árabe literario; es un árabe que no se usa en la vida cotidiana, pero que la gente de todos los países de la región entiende, a pesar de las variaciones y dialectos.

- Por último, si hoy se hace una concesión al “ustedes”, ¿se hará mañana una concesión al “voseo” tan propio de la Argentina? Y si se admite el “voseo”, ¿por qué no abrir la puerta a ciertos modismos locales, como el “leísmo” correntino? ¿Y por qué no los dialectos aborígenes?

Cordiales saludos.

Anónimo dijo...

"Sangría del Verbo": ¡qué imagen!
Gracias Athonita. Sus textos, como siempre, nos dejan sin aliento y con más Aliento...

Y pregunto, ya que de Sangre se trata: ¿por qué no se comulga bajo las dos especies? ¿Sólo por razones prácticas? Este renovado celo por las ipsísimas verbas (digo por lo del pro multis), ¿no hará carambola en cierto afecto por las ipsísima gesta? Digo, por el inequívoco "tomad y bebed"...
¿Puede la bendita "concomitancia" escolástica tener más peso que un mandato directo de NSJC?
Me pregunto. Les pregunto...

Andrea

Qué callado anda Natalio, ¿otra vez de viaje?

Ruth dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ruth dijo...

Athonita, permítame que lo corrija: no vamos a terminar con "Oh Vos que sos Amor", sino con "che, Vos, que sos Amor"...

Anónimo dijo...

Querido Athonita: le cuento para sus plegarias,,

,,,que leo —en una suerte de desgrabación de una charla que diera el padre Cristián Gramlich hace poco en San Isidro— que se permitiría para determinadas ocasiones anular directamente el Kyrie (ya sin importar si es en griego, latín, castellano o guaraní) y reemplazarlo sin más por un canto alusivo.
Queriendo —o no— justificar esta “relativización” de esta expresión litúrgica explica el prelado que la expresión “Kyrie” proviene de un uso que se le daba en Roma a los emperadores y que Constantino, al convertirse (año 330) lo renuncia para aplicárselo a Cristo. Me hizo acordar al Código da Vinci y sus desincronizados manoseos históricos. ¿No sabe este buen cura que el título de “Kyrios” aparece más de 40 veces aplicado a Cristo en el ipsísimo Nuevo Testamento?
¿Qué nos está pasando?

Gustavo

ps: para lo del vosotros, quien pueda, pase el nº de la Gladius en que lo explica el Malpibe, así no desordenamos todo el living para enojo de la patrona,,,

Odysseus dijo...

Por esas cosas de la vida, hace dos o tres años fui a una marcha de Corpus. Mezclado entre mis amigos y hablando de cualquier cosa escuché de repente... "Danos hoy nuestro pan de cada día, perdoná nuestra ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejés caer en la tentación y libranos del mal. Amén... Santa María, Madre Dios, rogá por nosotros pecadores...", era un curita gritando desde el altoparlante.
La gente a mi alrededor rezaba la versión clásica, por decirlo de una manera.
No sé si alguien querrá volver al plan A...

Otro curita, decía hace un tiempito: "Yo voy a seguir diciendo 'por todos', no me importa lo que digan". Aunque no creo que lo haga, lo dijo delante de varios.

Celebremos el pro multis, y esperemos la lavada de cara del misal, quizá con más latín obligatorio... pero la cuestión de fondo es grave; y las cosas seguirán igual o peor... sin querer ser pesimista.

Anónimo dijo...

Gramlich —siendo que es o fue secretario de esa comisión episcopal de Liturgia— no sabe un pomo, o se expresa muy mal o vaya a saber qué.
Con la edición del nuevo Misal (del que se siente indebidamente autor) ha dado varias charlas y hasta viajado por el país. Se anuncia “coming soon” acá en Mendoza. Le han escuchado, por caso, decir varios dislates.
Anoto cinco para no indigestar:

1. el ya aquí tratado asunto del ofertorio, que él insiste que no essiste más.

2. cuando se echa la gota de agua al cáliz (gesto antiquísimo, que no lograron derrapar del Novus Ordo) el celebrante dice en secreto: “de la misma manera que se mezcla el agua y el vino, podamos participar nosotros de tu divinidad como Tú te dignaste compartir nuestra condición humana”. Refiere a nuestra divinización. Somos nosotros. Ríos de tinta han corrido sobre este bellísimo gesto, que data del siglo Nueve. ¿Y no va el cura perito y dice que es símbolo de la doble naturaleza de Cristo?

3. Al lavarse las manos el celebrante, antes del Orate fratres, insiste Gramlich en que “es la comunidad la que lo lava” (sic). Poco importa —parece— que el gesto vaya acompañado por el “lavame Domine ab iniquitate mea, etc.- (Lávame Señor...)

4. Le atribuye a Pablo VI las Plegarias del Sínodo suizo... escuchó cantar el gallo...

5. Lo más brutal de todo: que la Fractio panis no tiene significancia sacrificial porque se trata del Cristo Resucitado. CHANNNNNNNNNNNNNNNNNN!

No more comments.

Coco, de Guaymallén

Eduardo Mangiarotti dijo...

Es un poco tarde para escribir, pero acabo de leer la seguidilla de posts y me siento obligado a hacer algunas aclaraciones con respecto al tema del misal y también una observación con respecto a las menciones hechas sobre el P. Cristian Gramlich.

1. Con respecto al precio del misal, me consta que se buscó reducir el precio al mínimo. De ahí que se imprimiera en España y se consiguieran materiales buenos lo más barato posibles. 270 pesos no es mucho para los precios de libros de hoy. Piensen que estamos hablando de un libro con un papel de alto gramaje (de más de mil páginas), con tapa dura, cintas de tela, distintos colores, lenguetas, ilustraciones y además con un papel especialmente resistente en toda la parte del ordinario. ¿Cuánto pretenden que cueste un libro así?

2. La demora de los libros fue por una cuestión aduanera y no de gestión de la CEA, como explicó Maxwell.

3. Me va a disculpar Natalio, pero me parece que tendría que decir algo con respecto a las menciones sobre el P. Cristian. Acá siempre hasta ahora se ha mantenido un clima de respeto. Me parece que decir que "no sabe un pomo" de liturgia o que se atribuye la autoría del misal son afirmaciones sumamente desproporcionadas. Por otra parte, la referencia a los textos desgrabados me parece insuficiente y en algunos casos dudosa.
Me consta que en las misas del P. Cristian se celebra el Novus Ordo como me atrevo a decir en pocos lugares se hace. Que tiene una perfecta noción de la dimensión sacrificial de la eucaristía y se desloma por formar litúrgicamente en las comunidades por donde pasa.
Con respecto a los de las plegarias del Sínodo, sabe perfectamente que son de ese Sínodo (lo sé porque él me explicó en su momento quién las había confeccionado).

Pido disculpas si alguien se siente ofendido. No es mi intención. Pero apenas en el post anterior a este se habla del sacerdocio católico y del año sacerdotal. Si estamos buscando entre todos valorar, agradecer y cuidar el don del sacerdocio ministerial, empecemos por no hacer comentarios despectivos. Sobre todo con alguien que no participa del debate porque está constantemente trabajando (como también me consta) y no tiene ni idea de lo que se dice de él.

Natalio Ruiz dijo...

Como alguien preguntó contesto... Natalio guarda silencio porque la vida le aceleró inesperadamente las revoluciones por minuto (ya que somos una suerte de comunidad virtual se agradecen oraciones por las intenciones de Natalio...).

De todos modos, como dice el sabio Milkus, quizás es mejor que no tenga tiempo en estos días porque vendría con espada y sable:
http://hjg.com.ar/blog2/

http://rome.wordpress.com/2009/08/14/tan-lejos/

Y no necesito aclarar que no me molesta que alguien piense distinto (de eso se trata este blog y en el caso particular, desde el Athos a Gregorio pasando por Milkus y otros amigos han opinado distinto sobre el mismo punto), me molesta el modo y lo que implica. Pero en especial me molesta que, de rebote, se meten con todos los amigos a los que les interesan estos temas.

Sobre el tema coincido con varios: aplaudo la vuelta del pro multis y no me gusta el uds. Y tiene razón el Athos que son problemas de diverso peso pero también es verdad que es como que te regalen un audi rayado: ¡es un audi! ¡Sí! Pero no puedo dejar de mirarle el rayón que tiene...

Por último, estimadísimo P. Eduardo, no tiene que disculparse ni pedir permiso para nada. No sólo se lo considera un ilustre amigo del blog sino que, además, tiene autoridad extra por su estado. No sé de quién hablan pero se puede decir lo mismo con más respeto.

En cualquier caso, si tuviera más tiempo para pensar y comentar me detendría en los bellos poemas del Athos que tienen mucho para comentar. También, como destino señalado, se puede ver lo de Cristian en:

http://diosyayacucho.blogspot.com/2009/08/lo-que-el-signo-muestra-ii-parte.html

(y su primera parte). Me gustaría sentarme a pensar más y charlar porque hay cosas que me gustaría discutir (en el sentido de pegarle a un asunto de diversos lados como dice Castellani).

En estos tiempos de corridas se agradecen las intervenciones del Athos y se ofrece espacio para que Ruth hable de magia y Harry, Odyseus de alguna cosa interesante o cualquier otro amigo sobre algo.

En fin, vuelvo a correr....

Respetos.

Natalio

Anónimo dijo...

Coco dice,,

me disculpo ante la comunidad virtual, por el exabrupto de ayer.

Tiene Ud. razón Padre Mangiarotti en que me fui de escala y sobre todo, de clima.

Y tiene Ud. razón (y de verdad que iba a decirlo por justicia en el comentario ígneo) que Gramlich celebra con decoro.

Respecto a que no sabe un pomo: sí estuvo mal. Sólo en mi defensa aclaro que no fue una afirmación taxativa si no una posibilidad entre varias; me inclino más a creer que tiene dificultades para expresarse.

Los puntos anotados, aunque los he recibido por mail y por escrito, me verifican hace un rato que son casi "sic" de lo que el mp3 registra con voz-Gramlich, el 8 de julio pasado en santa Rita.

Y no: no es verdad; ni lo 1, ni lo 2 ni lo 3 ni lo 4 ni lo 5. No es así. Y aunque en otro tono, y sin aditamentos, creo que debía decirlo, aportando humildemente (lo que me faltó, claro) un poco de luz sobre asuntos tan deformados.

Que se atribuya la autoría del Misal: sí, es un juicio temerario de mi parte. Me disculpo y lo retiro.

Pomo y atribución de autoría: retirados.
Puntos 1 a 5: confirmados.

Coco

Eduardo Mangiarotti dijo...

Coco, le agradezco. Con respecto a las afirmaciones del P. Cristian en su charla, me gustaría escucharlas en su contexto. No es por falta de confianza, sino porque la oralidad siempre maneja otro registro que el de la palabra escrita. Lo que quizás se dijo al pasar o a modo de ilustración de algún concepto toma más fuerza cuando se lo cita. Tengo que decir que algunos puntos (sobre todo el 5) me resultan un poco llamativos. Hace apenas unas semanas leía con el P. Cristian la IGMR y comentábamos la dimensión sacrificial de la eucaristía en el Novus Ordo (tanto en la Instrucción como en las diferentes partes de la misa).
Por eso me resulta un poco difícil de entender. No es desconfianza. Pero como al P. Cristian lo escucho constantemente y conozco lo que piensa y enseña, me llaman un poco la atención las afirmaciones. Pero sugeriría en todo caso dirigir la atención a otros temas, más pacíficos y por eso mismo, más enriquecedores.

el Athonita dijo...

Coincido con Eduardo en hacer foco en temas fontales y sin banderas.
Como es el propuesto en este post: la Preciosísima Sangre de nuestro Señor.
Más interesante que debatir si el Misal quedó caro o barato; si lucra la Oficina del libro o lo está ofreciendo al costo. O si el padre Gramlich sabe o no sabe de liturgia.

Me ha gustado el planteo de Andrea. Y creo que es una “salida” interesante (por no decir salomónica): la revalorización de la comunión bajo las dos especies. El nuevo Misal la promueve. (Y trae como “novedad” que al mostrar la Forma tras la Fractio panis, para decir: este es el Cordero de Dios... se haga mostrando también el Cáliz.

Me recuerda lo del Angélico: "ciertamente ha de creerse estar todo Cristo en cada una de las especies del Sacramento, pero es importante notar que lo está de modo diferente” (ST III, 76,2: "aliter tamen et aliter"). Es un descuido, creo yo, que la concomitancia haya devaluado la economía del doble signo eucarístico. Y es —creo yo— en detrimento del acento sacrificial y escatológico que estamos procurando rescatar.

¡Cuánto hubiera perdido la literatura espiritual si el Señor hubiera unificado ambos gestos o la Iglesia no hubiera desentrañado sus diferencias! Entre otros tesoros, nos hubiéramos perdido aquel sermón de san Juan Crisóstomo, quien, comentando las palabras "salió sangre y agua de su Costado traspasado" explica: "Puesto que de aquí toman principio los sacramentos, cuando te llegues al tremendo Cáliz, llégate como si bebieras del Costado mismo de Cristo”.

Como decimos en la Liturgia, empleando las palabras de san Pablo, “cada vez que bebemos de este cáliz, anunciamos su muerte hasta que vuelva (1Cor 11,26). El sentido sacrificial y el sentido escatológico tienen una dicción, una morfología notablemente más expresiva desde la segunda especie que desde la primera.

Y si es desde el acento alimenticio, ciertamente aludir a la sed (como ha hecho Natalio en varios post) y no sólo al hambre, ofrece reverberancias —bíblicas y no bíblicas— que enriquecen notablemente el acceso al Misterio.

Acá en el Athos, por ejemplo, solemos a grupos chicos dar la comunión por intinción. Libertad que tiene todo celebrante y opción —de paso, cañazo— inmune a todo atropello bergólico: pues claro, no se puede en tal caso comulgar en la mano.
Es lo más cercano a la Tradición oriental, por otro lado.

Pablo dijo...

Don Natalio:

Recibí mail que agradezco. Espero que sus cosas mejoren y se ordenen.

Un gran saludo.

Anónimo dijo...

Dom Natalio:

Seguro Sigfrid de Kaos está detrás de sus problemas.
Ya hablé con el Jefe (por mi zapatofono) me dijo que mandaba algun agente para ayudarlo.

Le envío mi cono de silencio, por si necesita comunicarse directamente con él.

Maxwell Smart 86

Anónimo dijo...

por cierto, apropósito de la Sangre, hace un tiempo escuche en una homilía bellísima del nuncio Adriano, una explicación teologica sobre lo que significaba comulgar el pan/carne y el vino/sangre. Como me suele pasar con todas las cosas que me gustan, aunque en su momento las comprendo, después no logro recordar bien el argumento, ni menos expresarlo.
Pero más o menos lo que queria decir Bernardini es que quien comulga el cuerpo comulga la vida y quien comulga la sangre comulga la muerte (de Cristo, por supuesto)

Ahora bien, no se si en un comentario del athonita o no se donde leí, que la Sangre es la Vida de Cristo entrega...

Alguien podra aclarar (sin oscurecer, je)

grazie.

Maxwell Smart 86

Natalio Ruiz dijo...

Gracias agente!!!!

La ayuda todavía no me llegó pero al menos me hizo reir un rato largo con lo del cono del silencio... (sin duda una de las mejores genialidades del super agente).

En cuanto a la sangre vida / muerte recuerdo que la sangre para los judíos era Vida era "la" vida en tanto supositum del Espíritu. Por eso tanto escándalo con la frase de Cristo.

Respetos suprasecretos.

Natalio

Mary Lennox dijo...

¡Voy a intentar comentar antes que la cuenta llegue a 70 y otra vez me pierda de todo! Desde que leí el post quería agregar una cosa que escribió Simone Weil sobre la Eucaristía que tiene que ver con la Frase de Claudel "“Lo dice Dios y punto”. Ella habla de la Eucaristía como una convención, pero como una convención verdadera porque El único que tiene poder para volver las cosas que Él ordena reales es Dios. Dice: "Las convenciones humanas carecen de eficacia, a menos que se les añadan móviles que impulsen a los hombres a observarlas. En sí mismas no son nada. Pero la convención según la cual las cosas religiosas son puras está ratificada por el mismo Dios. Por eso es una convención eficaz, una convención que encierra una virtud, que opera por sí misma. Esta pureza es incondicionada y perfecta y al mismo tiempo real. (...) Lo absurdo del dogma de la presencia real constituye su virtud. Exeptuando el simbolismo tan conmovedor del alimento, en un pedazo de pan no hay nada en que pueda fijarse el pensamiento orientado hacia Dios. Así el caracter convencional de la presencia divina es evidente. Cristo no puede estar presente en ese objeto sino por convención. Por eso mismo puede estar perfectamente presente en él. Dios no puede estar aquí abajo sino en lo secreto. Su presencia en la Eucarístia es verdaderamente secreta, puesto que ninguna parte de nuestro pensamiento es admitida en el secreto por eso es total."
Simone Weil "La espera de Dios".
Supongo que el tema de la sangre y la carne es algo interesante y como la muerte puede ser vida para nosotros al ser entregada es tambien muy interesante como la Magia profunda anterior al principio de los tiempos que le explica Aslan a Lucy. Cuando alguien inocente da su vida por el culpable la muerte funciona alrevez.
Saludos
Mary

Anónimo dijo...

El del laboratorio de inventos dio con la homilia del nuncio

http://www.aica.org/aica/documentos_files/Nunciatura_Apostolica/2004_09_04_Vigilia_Congreso.htm

no me pregunten que hacía yo en ese congreso, estaba en una misión secreta.

Con respecto al texto de Simone Weil, me queda una duda:
El Señor podría haber elegido algun otro elemento absurdo, secreto, u otro en el que no haya nada que oriente el pensamiento hacia Dios,,,
pero tomó Pan, lo partió y dijo...

tal vez no lo entendí del todo

Dom Natalio, me alegro por su risa en estos momentos, los "agentes" son secretos y están operando ;¬)

Maxwell Smart 86

el Athonita dijo...

Querida Mary: estoy en deuda contigo, pues nunca logré serte “útil” a la cuestión de la “gratuidad”, allá por el Jardín.

Lo de Weil, hmmm,,, no puedo estar del todo de acuerdo. Si es por el absurdo como virtud –salvando algunas bibliotecas enteras- me gusta. Me hizo acordar a lo que dice Guitton: sólo es creíble lo increíble; sólo es creíble lo que está libre de toda sospecha de ser invención humana...

Pero no estoy de acuerdo con esto: “Exceptuando el simbolismo tan conmovedor del alimento, en un pedazo de pan no hay nada en que pueda fijarse el pensamiento orientado hacia Dios.” (agrego una ce, si no lo toma a mal la traductora).

Porque soy un férreo defensor de la tesis contraria: entiendo que los “signos” eucarísticos no son meros símbolos arbitrarios, sino francos transmisores del significado. Lo hemos dialogado apenas en lo de Cristián Dodds (http://diosyayacucho.blogspot.com/2009/07/lo-que-el-signo-muestra.html).
Y lo he tratado in extenso en un librito llamado “Pan y Vino” sobre el lenguaje eucarístico.
Por caso, no expresa igual la Realidad de la Sangre, un poco de vino que un poco de leche... pero hay mucho más que esto en la sintaxis eucarística.

Me recuerda un diálogo de Umberto Eco —ante todo, semiólogo— con Martini, donde el primero casi descarta que, adhiriendo en fe o no, para todos es evidente que las especies eucarísticas —inventadas por Dios o por los hombres— son convencionales. Y le dice al nefasto Cardenal: "supongo que no negará Usted que, si por inescrutable designio divino, Cristo se hubiera encarnado en Japón, habría consagrado el arroz y el sake, y el Misterio de la Eucaristía seguiría siendo lo que es". Casi sin darse cuenta, él sólo da la pista de la respuesta: "Se pueden aducir razones simbólicas...¿pero de verdad un plan como el de la Salvación debe seguir las leyes de la iconografía o de la iconología?"

Yo respondería: sí, debe seguirlas. Hace a la pedagogía divina seguirlas a pies juntillas. Hace a “lo más perfecto”, que es nota de todo cuanto Dios emprende.
Pan y Vino son casi expresiones onomatopéyicas del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Creo yo.

Mary Lennox dijo...

Estimado Athonita:
Estoy de acuerdo los simbolos no son por que sí, obedecen al Plan de Dios y a la Sabiduría divina, y estan hechos para llevarnos a Él. Y no es un azar que Dios haya elegido Pan y Vino. Pero para ser justa con Simone, creo que ella tampoco piensa en un "azar",sino más bien en un designio Divino tan puro y total que a la mente del hombre le es dificil penetrar. Aqui va otra parte del texto donde retoma el hecho de la pureza total que se encuentra en impenetrabilidad del misterio de la Eucarístía; puede estar equivocada pero este camino alternativo da mucho para meditar: "La convención de la Eucarístía o cualquier otra análoga es indispensable al hombre; la prescencia de la pureza perfecta le es indispensable. Pues el hombre no puede dirigir la plenitud de la atención sino a una cosa sensible. Y a veces tiene necesidad de dirigir su atención a la pureza perfecta. Sólo este acto puede permitirle, por una operación de transferencia, destruir una parte del mal que hay en él. Por eso la Hostia es realmente el corderoo de Dios que quita los pecados.(...) Sólo la pureza perfecta no puede ser manchada. Si en el momento en que el alma está invadida por el mal, la atención se dirige hacia una cosa perfectamente pura, le transfiere una parte del mal sin alterarla tampoco devuelve el mal. Así cada minuto de una atención semejante detruye realmente una parte del mal.
Lo que los hebreos trataban de conseguir, por medio de una especie de magia, en su rito del chivo emisario, no puede realizarse aqui abajo sino por la pureza perfecta. El verdadero Chivo emisario es el Cordero" Simone Weil "Espera de Dios".
Sinceramente se los recomiendo, Simone en verdad tiene cosas con las cuales no estar de acuerdo, pero tiene otras para meditar largo y tendido. Por mi parte creo que su concepción de Pureza perfecta y convención Divina, no van en contra de la explicación dicha de los simbolos de Pan y Vino. Creo más bien que ella apunta en este caso a la impenetrabilidad del Misterio del Dios escondido en el Pan. Va a la locura para los griegos. Y dice más: Esa pureza del Pan del cielo, esa pureza del Cordero de Dios es lo que lo hizo y lo hace capaz de cargar con nuestros pecados sin corromperse, haciendolo capaz verdaderamente de redimirnos. Disculpen caballeros mi admiración por las palabras de una persona que puede hablar así de la Eucaristía y jamas en su vida haber hecho más que desearla y mirarla de lejos. Cuanto nos da que pensar a aquellos que lo hacemos diaria o dominicalmente.
Saludos
Mary
P.S.: Athonita algún día va tener que pasar a tomar el Té por Misselthwaite y hablo de parte de todas la habitantes del Jardin aún de las escondidas en sus habitaciones.
Agente 86: Una sola cosa más Simone no se plantea esa duda simplemente se maravilla ante la acción y las palabras del Señor "Tomo el pan lo partió y dijo..." Allí abajo sin animarse a pasar las puertas de la casa se encontraba ella escuchando esas palabras y maravillandose de los designios del Señor. Ella no se pregunta si pudo haber tomado otra cosa lo importante es que Él las tomó.
Saludos
Mary

Cristián Dodds dijo...

Hola a todos. Como siempre, todo muy interesante, pero lamentablemente no siempre tengo el tiempo para seguir día a día las cuestiones...
El Padre Eduardo me salva de tener que desagraviar al P. Cristian, con quien se podrá discrepar pero no con ligereza y menos sin respeto. Celebro por esto mismo la rectificación hecha.
En la misma línea, no sé si condice con esta respetuosa ágora de pensamiento católico lo del Athonita, de decirle a Carlo M. Martini "nefasto Cardenal" así sin más y sin decir "agua va"... No creo que haga falta hacer ninguna apología para saberlo muy respetable. He leído al mesmo Benedicto XVI recomendando desde la Plaza de San Pedro sus muchas enseñanzas acerca de la lectio divina, p. ej.
Con respecto a lo de Simone Weil, le agradezco, Athonita, su respuesta a la que ciertamente suscribo.
Respetuosos respetos a todos, y ¡gracias siempre a Natalio por su blog!

euge dijo...

Hola! Aporto mi visión de mera espectadora de las cosas que tienen que ver con el rito y digo: creo con firmeza que la Verdad está tan afincada en el corazón del hombre, que cuando se desplaza de un sitio va a parar a otro.

Respecto al tema del idioma no sé por qué deberíamos en la Iglesia ser tan susceptibles a tener fórmulas de respeto. Estas existen en todos lados y deben usarse ante personas importantes. Cómo no regalar a Ntro. Amado la resonancia incomparable de un idioma que pueda ser universal. Desde que papá me enseñó el Padre Nuestro y el Ave María en latín, me cuesta decirlo en castellano. Siento que hay algo que se pierde. Vaya uno a saber por qué.

Por otro lado, dificulto que por hablar en mi idioma entienda en profundidad lo que está sucediendo durante la misa. Entender o no entender, creo, es más una facultad espiritual que de la mente.

En el medio musical, cambiar una nota se considera un sacrilegio. Y, siguiendo con lo musical, digo que me llama la atención cómo entre los músicos hay tanto rebelde a las cosas divinas y, sin embargo, jamás han dejado de realizarse conciertos de música sacra (para Semana Santa por ejemplo!!!! todo un ciclo, el de caminos del vino) y a veces digo: patanes, distraen a la gente con mundanas cosas. Pero después lo pienso bien y....... tal vez realmente las personas que asisten a esos conciertos busquen a Dios (aunque sin saber) y les sea más facil encontrarlo en una Misa de Palestrina, o alguna obra coral de Bach que en los hitazos de muchas misas.

Recuerdo a mi viejito cuando le hacía escuchar cierta música de rock que me decía: qué bárbaro, qué hermoso. Eso es casi un himno, como los religiosos (estamos hablando de un hombre nacido en el año 30 a quien le chocó profundamente el Concilio Vaticano II, como viejo feligrés). En esta época está todo al revés: los rockeros tocan himnos y en la Iglesia se toca rock. Año que pasa, año que me parece más certera esta afirmación. Por eso digo lo del principio, que la Verdad termina saliendo sola.

Las Iglesias van a estar cada vez más vacías si banalizamos lo importante. No se puede en plena Semana Santa estar tocando música que anima más a marcar con la patita que a pensar en el Misterio. Hace un par de años que nos castigan en mi parroquia con una versión acompañada con guitarra del Tamtun Ergo. Ahí logro entender lo que dice el Athonita del PNEUMA (cuando me mató a Beethoven ja, ja!). O cuando nos enseñó el otro santo del Athos el "Veni Creator Spiritus". El Dios Creador del RITMO UNIVERSAL no es rítmico, pero no por no tener ritmo, sino por contenerlos a todos. Será??? Me acaba de surgir así.

Como se dice: que vuelvan los lentos! (a los boliches). Digo: qué vuelvan los himnos!!. Cada vez que por casualidad resuena el Alabado sea el Santísimo o Los Cielos, la tierra TODOS CANTAN. Y los más jóvenes?? Podemos aprender. Se aburren?? Ya volverán. Cuando entiendan que no es un desprecio a la alegría, sino una cuestión de sentido: la Iglesia de Cristo es la única que ofrece una alegría centrífuga. Todo lo demás es centrípeto y por eso mismo nunca alcanza, nunca satisface.

Además, es una cuestión simple de ubicuidad. Tocar guitarra en la Iglesia y cantar rock es como ir de jean a un casamiento (con consecuencias peores). Todo bien con el jean, pero no ahí.

Gracias por los poemas, Athonita! Aún son un alimento muy fino para mi pobre paladar, pero confío en que algún día podré saborearlos como se debe.

Saludos!

María Eugenia.-

Natalio Ruiz dijo...

Gracias María Eugenia por tan largo y bello comentario que comparto.

Aporta también para el nuevo post.

Gracias de nuevo por tan buen aporte!

Respetos.

Natalio

euge dijo...

Gracias a ud. Natalio. El blog es un remanso para el espíritu.

Saludos,

María Eugenia.-